Oda a los ‘papi-mamis’

‘Mea culpa’. Hace un par de post hablaba de lo ‘enrevesado’ que lo tenemos las mujeres, madres, trabajadoras, amas de casa… De lo complicado que resulta rendir en el ‘curro’ sin apenas haber dormido la noche anterior, llegar al colegio a tiempo para estar la primera en la verja cuando suena el timbre y, encima, estar ‘monas’. Nosotras no lo tenemos fácil pero vosotros, los nuevos padres, tampoco. A vosotros os ha tocado ‘el marrón’ a la inversa. En una sociedad en la que, nos guste o no, persiste un recalcitrante tufillo machista a prueba de bomba, los ‘papi-mamis’ tenéis que ir por la vida derribando prejuicios conservados en naftalina. Absurdas creencias como que no sentís la paternidad tan intensamente como nosotras la maternidad. Afirmaciones como que vuestra vida no tiene por qué cambiar con la llegada de un hijo. Sentencias propias de un modelo de padre, y madre, en vías de extinción -afortunadamente- que, a pesar de presumir con orgullo de las fotos de sus preciosas criaturas en su iphone, jamás ha cambiado un pañal y no sabe en qué cajón están las camisetas de su niña. Padres ‘neandertales’ que, cuando están en grupo, se ‘cachondean’ de lo ‘pringado’ que es el antiguo miembro de la ‘manada’ que, desde fue padre, ya no sale los jueves, y al que apenas se le ve por el gimnasio. Padres primitivos que, en su vertiente profesional, miran con extrañeza a los que piden reducción de jornada o a los que faltan al trabajo cuando los niños se ponen malos, en lugar de hacerlo sus parejas.

Por eso, y por mucho más, me quito el sombrero ante vosotros. Porque no tenéis pudor en confesar que se os cae la baba con vuestros vástagos. Porque no os avergüenza decir que preferís ir a verles jugar al fútbol en lugar de pasar la tarde con el trasero pegado al sofá. Porque me encanta escuchar a hombres grandes como armarios roperos decir que están preocupados porque su bebé no come sin que le tiemblen ni la voz, ni sus músculos de increíble Hulk. Porque el más ‘machote’ no es el que empaqueta a sus hijos el fin de semana para seguir jugando a que tiene 20 años, sino el que respeta el mayor compromiso que cualquier hombre puede adquirir en la vida: ser padre.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s