Bellas sin alma

Cuando fui miss, previo pago, me quisieron operar la nariz. Me dijeron que, con semejante apéndice nasal, jamás lograría triunfar en la televisión. Y mucho menos ganar un concurso de belleza. Ya que estábamos, además de moldearme la puntita nada más, me ofrecieron dar volumen a mis labios con inofensivas inyecciones de no sé qué. Sobre el pecho no me sugirieron nada porque el relleno, que obra milagros, les hizo ver dónde no había. Mis piernas no estaban mal pero, a su juicio, eran demasiado musculosas. Cosas del deporte. Me dijeron que era baja, que con mi 1,72 no iba a ningún sitio en el mundo de la moda. Y que me sobraba algún kilito.  Que caminaba como un futbolista. Minucias. Tonterías que debía de corregir si quería hacerme un hueco en las pasarelas, algo que, obviamente, no entraba en mis planes. Así que, al terminar mi reportaje, volví a mi sitio en mi suplemento más feliz que una perdiz, con mi nariz, mis labios y mis cuádriceps de Ronaldo. Respire aliviada, libre de aquella dictadura de las medidas perfectas.

Y se produjo en mí el efecto rebote. Lejos de experimentar el síndrome de Estocolmo, desarrollé una aversión incontrolable por todo lo que implica ese mundo superficial y estéril de la belleza. La belleza sola, sin compañía de nada. La belleza insulsa de catálogo, perfecta, regular, sin estridencias, sin estrías, sin cicatrices, sin michelines, sin arrugas. La belleza falsa, inyectada, operada, eternamente joven y edulcorada con photoshop. Esa belleza ridícula que hace que las mujeres –y hombres- de la calle se sientan, por comparación, poco atractivas, gordas, planas, viejas… Una belleza que no repara en evitar las caries, pero se obceca en el blanqueamiento dental. Que busca la delgadez pero no la salud; que plancha las arrugas arrasando la expresión y que esculpe glúteos de hierro en el quirófano porque hacer deporte, además de cansar, hace sudar y eso es una ordinariez. Una belleza que no dice nada pero de la que todos hablan y que me aburre hasta producirme el bostezo.

Así que, una vez más, mi post va para todos esos hombres y mujeres de verdad. Los que se lo curran cada día, haciendo deporte y comiendo bien. Para esa gente que no tiene tiempo para andarse con chorradas marketinianas y simplemente busca estar mejor. A esas madres que no logran liberarse de los kilos de más que cogieron durante el embarazo (¡sí, se puede!). Y a esos a los que el horario laboral apenas les permite tomarse un respiro para trotar. A esas adolescentes pletóricas de unas curvas de las que ellas se quisieran desprender pero que para sí quisieran muchas escuálidas de pasarela. Todos a hacer deporte y… ¡Arriba esa autoestima!

Anuncios

8 comentarios en “Bellas sin alma

    • ja, ja, ja!! lo sé!! pero es que sienta tan bien… en serio!! cada vez que me escapo media hora vuelvo nueva!! intentaré no meter tanta presión!! 😉

      • jajaj, me alegro que no te sentara mal mi comentario, desde luego no lo dije con intención de ofender. Quizá no me gustan esos post porque soy una vaga integral, jajaj

  1. Totalmente de acuerdo contigo Gema!
    Prefiero estar como estoy y disfrutar de la vida a ser un esclavo de algo que no va conmigo.
    Enhorabuena por el post.

    Un saludo.

  2. Hola, soy una estudiante de un Máster de protocolo y organización de eventos, y estoy haciendo mi proyecto final sobre los certámenes de belleza, me gustaría saber si hay alguna forma de acceder al reportaje que realizaste como infiltrada, si está en la red, o si hay posibilidad de buscarlo en algún archivo.
    Muchas gracias de antemano y un saludo

      • Hola, muchas gracias por tu ofrecimiento. Mi trabajo se centra en la organización de los certámenes y en el protocolo que hay en ellos, y también estoy intentando analizar los motivos por los que fracasó en España, por eso me interesaba leer el reportaje, Gracias por contestar y saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s