Cómo no perder tu grasa abdominal…

Borra tus arrugas en dos semanas. Extermina tu celulitis sin moverte del sofá. Marca abdominales mientras duermes. Densifica tu cabello a golpe de spray. Gana dos tallas de sujetador sin pasar por el quirófano. Tonifica tus glúteos mientras ves la penúltima serie de culto… Observamos con ternura como nuestros hijos creen sin fisuras nuestros relatos de reyes magos y ratoncitos pérez desde nuestro supuesto escepticismo adulto sin darnos cuenta de que, a nosotros, cada día nos la meten doblada. Sin pararnos a pensar que a ellos, al menos, les excusa su bendita inocencia infantil pero que a nosotros no hay quién nos justifique. Ni tampoco quién explique qué extraño mecanismo cerebral se activa para convencernos de que ese gel frío que untamos con devoción en nuestras cartucheras arrasará la grasa para dejarnos clavaditas a la modelo de 18 años que lo anuncia.

Pues no. Aromático, refrescante y colorido, el gel se colará por cada uno de nuestros poros. Probablemente, nos dejará la piel suave. Más atractiva. Pero la grasa seguirá allí. Inamovible. Desafiante. Rebelde. Nuestra fe se dará de bruces contra la fría realidad de la ciencia. Una vez más. Así que mientras los sesudos organismos reguladores europeos se esfuerzan por acabar con la publicidad engañosa que tan bien le sienta a nuestros receptivos cerebros y tan mal a nuestras cuentas corrientes, yo, LA VITALISTA (o Vita-listilla, según se mire), seguiré con mis recetas para sentirse mejor de verdad. Las que funcionan. Y mi espejo pondré por testigo de que lo hacen. ¿Las de hoy?

  • Borrad de vuestra mente los iconos de belleza, las mujeres de portada. Esas NO SOMOS NOSOTRAS.
  • Quereros. Encontrad en cada supuesto defecto, el encanto de la imperfección.
  • No os empeñéis en empezar dietas absurdas o agotadoras sesiones de gimnasio que terminaréis aborreciendo. Marcaros metas realistas. Buscad el ejercicio que os gusta. ¡Disfrutad!
  • La química ayuda, pero no obra milagros.
  • Pisad fuerte. Siempre las habrás más guapas, más jóvenes… Más… Pero nosotras estamos en el mejor momento de nuestra vida: AHORA.
  • Reid. Que, al llegar a la madurez, las arrugas que surquen nuestro rostro sean el rastro de nuestras carcajadas.

Continuará…

Pd: de acuerdo. He tardado 43 años en darme cuenta. ¡Nunca es tarde! 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s