Claves para convertir un paseo en un entrenamiento

Ver vídeo:

Imagen   

Niños, trabajo, casa… 24 horas se quedan cortas en esta locura de vida que llevamos. Apenas nos queda tiempo para cuidarnos… O sí. El secreto radica en empezar por convertir nuestras tareas diarias del día a día en ocasiones para ejercitar nuestros oxidados músculos. Pequeños gestos como proponernos caminar más. O, lo que es lo mismo, abonarnos al Smart Walking. ¿De qué se trata? Muy sencillo: de pasear… ¡Con cabeza! Toma nota de las claves que nos cuenta @LadyFitnessMAD en el vídeo de #NOSMOVEMOS:

  1. Conciencia postural
  2. Cabeza alta
  3. Hombros atrás
  4. Abdomen contraído (¡ojo a nuestro core!)
  5. Calzado correcto
  6. Pisada desde el talón
  7. Ritmo alegre
  8. Buena música
  9. 45 minutos diarios
  10. ¡Y a disfrutar! 

¿Aceptas el reto 261WM?

Imagen

Nunca he corrido un maratón. Hacerlo  tampoco entraba entre mis planes inmediatos. Tengo tres hijos pequeños, muy pequeños, a los que no pienso robar ni un minuto de dedicación. Un trabajo que me encanta. El día tiene 24 horas y las cuentas no me salían. Eso creía… Hasta que la organización del 261 Women Maratón (www.261wm.com/es/) de Palma de Mallorca me propuso convertirme en una de sus embajadoras en España junto a Elisa Garabatos, Eva María Tomé y Elena Sanz. Cuatro mujeres trabajadoras, con familia… Sin tiempo. Sin histórico en los 42 kilómetros. Cuatro mujeres a las que nos gusta hacer deporte, que disfrutamos haciéndolo, sin agobios, sin presiones… Cuatro mujeres que arañamos minutos al reloj para calzarnos las zapatillas, dejarnos llevar por las sensaciones y regresar a casa renovadas por el subidón de endorfinas. Cuatro mujeres como tú… Con tus limitaciones, tus obligaciones… ¡Con tus devociones!

No sé si me saldré con la mía. No sé si lograré encontrar los momentos para entrenar y poder enfrentarme al reto de un maratón. O si, finalmente, me dejaré el alma en el 10.000. Pero sí sé que disfrutaré al máximo de cada sesión, de cada cita con mis tres compañeras y nuestras entrenadoras… Que reiré… Que me esforzaré… Que compartiré con mi familia cada instante… Y que disfrutaré de cada minuto hasta que llegue el 30 de marzo de 2014 y pueda correr en Palma tras los pasos de Kathrine Switzer –primera maratoniana de la Historia- junto a Eli, Eva, Elena…  ¡Junto a ti! Porque si nosotras vamos a intentarlo… ¿por qué no lo haces tú?

Sí, quiero… ¡ponerme en forma!

Imagen

 

Se acabó el ´me gustaría´. El ´ya si eso…´no cuela. Toca el ´sí, quiero´. Pero el de toda la vida. El de ‘hasta que la muerte nos separe’. Porque estoy convencida. Porque tengo voluntad y lo que sigo…. lo consigo! Esa es la actitud. Ese el comienzo de un relato condenado al happy end. Un cuento, basado en hechos tan reales como nuestra agotadora agenda diaria, pero con su ´érase´ y su ‘colorín colorado´. Y érase un ´quiero sentirme mejor, pero no sé cómo´. Un ´no tengo tiempo´. Un ‘estoy agotada’. Un ‘lo dejo a los dos días’. Y un espejito que ya no era tan mágico en un país de ‘nunca parar’.

Una historia en la que TÚ marcas el inicio. Y TÚ marcas la meta y el sendero de baldosines amarillos para alcanzarla. Paso a paso. Sin dejar que el entusiasmo te abrase las ganas nada más arrancar. Sin esprintar antes de haber calentado. Sin príncipes, ni caballos blancos. Real como la vida misma. Porque TÚ, mejor que nadie, te conoces y sabes hasta dónde puedes llegar. Qué te gusta…

Tú, mejor que nadie, sabes cómo comenzar a transformar pequeños gestos diarios en el comienzo de una vida más activa y saludable. Quizá nunca te lo hayas planteado pero… ¿por qué no…

  • te levantas 10 minutos antes para estirar?
  • te olvidas del coche e intentas ir caminando o en bici al trabajo? (una hora al día paseo sería perfecto!)
  • subes las escaleras andando?
  • estiras en el baño del trabajo?
  • compruebas la magia de los abdominales hipopresivos mientras trabajas, sentada en tu silla?
  • aprovechas la hora del almuerzo para pasear o apuntarte a alguna actividad física que te motive?
  • vas andando a la compra? (apretando el trasero y prestando atención a tu core)
  • comienzas a trotar mientras empujas la silla de tu bebé?
  • juegas con tus hijos en el parque?
  • bailas con ellos durante esas eternas tardes lluviosas encerrados en casa?
  • y… cuando ya duermen, por qué no despides el día con un buen vídeo de yoga?

¿Simplezas? Puede ser. Pero funcionan. Inténtalo y prepárate para el siguiente post. ¡Cómo crear tu gimnasio en casa!